Cómo almacenar las joyas para que no se estropeen

Las joyas de cada uno son uno de sus bienes más preciados. Por su valor intrínseco (el del metal o la gema), y por su valor simbólico y emocional.
Exactamente por eso bastante gente afirman sus joyas, o las guardan en cajas fuertes como éstas, y exactamente por eso debemos tener el más alto precaución al guardarlas. ¡Y al llevarlas!
Aquí te dejo algunos consejos que espero te ayuden a alargar la vida de tus joyas… o a dejarlas como novedosas si han sufrido algún percance.
Toda mujer tiene un joyero. Comprado, profesional, o casero, pero siempre hay un espacio donde almacenar esas joyas.
Lamentablemente, lo verdaderamente recurrente es que en ese joyero todo esté manga por hombro. Un batiburrillo de colgantes y atentos, algunos anillos en sus ranuritas y otros sueltos…
El fundamento son las distintas durezas de metales y gemas: cuando están todas juntas, sin precaución alguno, unas rayan a otras. Tus lindos anillos o colgantes van a aparecer con arañazos, irán perdiendo su esplendor, porque la fricción que sufren siempre que abres el joyero y rebuscas, eligiendo una de las piezas, les causa desperfectos.
Por consiguiente, la primera norma es que uses el joyero con precaución. Cada anillo en su ranura, los atentos en un sitio, los colgantes en otro, tratando que aquello no sea un caos de piezas tocándose unas con otras.

Mención además merece el diamante. Con una dureza de 10 en la escala de Mohs, el diamante es la gema más dura de la tierra, lo corta y raya todo. Por eso, alguna joya con diamantes que poseas debe estar separada de las otras. De hecho, además tienen que estar separadas entre ellas, puesto que un diamante no rayará otro diamante sólo por rozarse, pero sí el metal en el que va montado.

Comentarios